Seleccionar página

Tabaco: La lucha por subsistir en medio de una pandemia tras un desplazamiento minero.

Este articulo es la primera entrega de una serie que narra la lucha de 4 comunidades de La Guajira por subsistir en sus comunidades en medio de las afectaciones que la minería de carbón a cielo abierto ha dejado en ellas. Las afectaciones no son nuevas, desde la llegada de la minería han sufrido el deterioro de las condiciones en las que viven, sin embargo, con la pandemia del Covid 19, esas afectaciones han salido ha flote con mayor fuerza, dejando ver de manera aún más evidente, como la minería ha destrozado la autonomía de la que alguna vez gozaron estas comunidades.

“Una comunidad desarraigada pierde el norte por qué entre más grande es la ciudad para donde se vayan las personas desplazadas, más grande es el fantasma” este es el testimonio de Rogelio Ustate, un líder comunitario de la comunidad de Tabaco, la cual fue desarraigada de su territorio en 2001 por la empresa Cerrejón y hoy a raíz de la situación que se está viviendo con el Covid-19 esta pasando por una situación crítica.

Tabaco era un corregimiento ubicado en la Serranía de Perijá, en el departamento de La Guajira. Allí habitaba una comunidad afro que dependía y se sostenía gracias al territorio ya que su economía se basaba en la pesca, la ganadería y la producción pecuaria. Además, debido a la amplitud de su territorio contaban con zonas especificas para realizar el pastoreo y la siembra, lo que a su vez les permitía intercambiar y comercializar productos con otras comunidades vecinas. Sin embargo, todo esto termino cuando en 2001 fueron desalojados forzosamente de su territorio por la empresa Cerrejón, una transnacional minera que explota carbón a cielo abierto.

Poema: “El Arroyo Bruno” la historias detrás del desvío de un arroyo en la voz de un artísta.

Hoy, a raíz del Covid-19 y las medidas tomadas por el gobierno para su contención, esta comunidad se encuentra en una situación critica ya que su sustento en el nuevo territorio al que fueron llevados, dependía únicamente de lo que pudieran ganar en el día a día. Sin embargo y debido a la cuarentena obligatoria en la que se encuentra el país, no han podido salir a trabajar y se están quedando sin dinero para su alimentación y para el mantenimiento y sostenimiento de la comunidad.

Como lo expresa Rogelio, uno de los líderes de la comunidad, la situación sería diferente si nos encontráramos en nuestro antiguo territorio, ya que allí el mismo territorio se encargaba de sostener a la comunidad, de brindarle una soberanía alimentaria y de permitir negociaciones entre las distintas comunidades que se encontraban cercanas. Agrega que las verduras y el bastimento lo teníamos allí porqué teníamos un territorio en el que nos dedicábamos a la siembra de productos para sustentar la canasta familiar como el maíz, frijol, plátano, yuca, papaya, ajonjolí, coco y demás productos para la alimentación.

Sin embargo, no solo han perdido la tierra para sembrar, sino que también les arrebataron las fuentes hídricas que los abastecía del agua y que, de acuerdo con sus creencias, es necesaria para lograr organizar el territorio y orientarse acerca de donde conseguir todo tipo de alimentos y de medicinas.

Si las comunidades estuvieran establecidas en su antiguo territorio tendrían la posibilidad de llevar a cabo el aislamiento obligatorio sin ningún problema; pero con el desalojo que sufrieron, han tenido que salir constantemente de ese nuevo territorio para buscar prestamos en otras comunidades o intercambiar las pocas cosas que les quedan.

La petición de la comunidad de Tabaco es que el gobierno nacional no acepte ni permita el desarraigo de las comunidades de su territorio ancestral; además, piden que el gobierno reconozca que sobre los intereses individuales de las multinacionales y transnacionales debe prevalecer la vida y la preservación de las comunidades, ya estan no solo están perdiendo sus prácticas culturales, también están desapareciendo poco a poco.

¡Agua para los Pueblos!

Firma acá la petición para exigirle a la ONU que defienda las fuentes de agua.