Seleccionar página

La Gran Parada: Resistiendo sin Agua

Este articulo es la segunda entrega de una serie que narra la lucha de 4 comunidades de La Guajira por subsistir en sus comunidades en medio de las afectaciones que la minería de carbón a cielo abierto ha dejado en ellas. Las afectaciones no son nuevas, desde la llegada de la minería han sufrido el deterioro de las condiciones en las que viven, sin embargo, con la pandemia del Covid 19, esas afectaciones han salido ha flote con mayor fuerza, dejando ver de manera aún más evidente, como la minería ha destrozado la autonomía de la que alguna vez gozaron estas comunidades.

Con el coronavirus quien esta coronando son las empresas y los grandes comerciantes, están haciendo un gran negocio a costa del sufrimiento de las comunidades indígenas y las comunidades afro.” Este es el testimonio de Misael Socarrás, un líder de la Fuerza de Mujeres Wayuú y miembro de la comunidad de la Gran Parada, ubicada en el departamento de La Guajira.

Debido a la situación por la que está pasando el país con la pandemia del covid- 19, muchas comunidades indígenas, afro y campesinas que han sido afectadas por la minería en el departamento de La Guajira, están pasando por una situación muy difícil. Antes, sus territorios les permitían y les brindaban todos los elementos necesarios para protegerse y cuidarse ante esta situación; ahora, se encuentran en territorios desconocidos sin servicios básicos como el agua y sin el alimento necesario para poder sobrevivir.

El caso de la comunidad de la Gran Parada, en La Guajira, es muestra de lo narrado anteriormente, ya que se encuentra seriamente afectada por la desviación del arroyo bruno en manos de la empresa Cerrejón; este arroyo era la fuente hídrica mas importante para estas comunidades y hoy en día se encuentra seco afectando no solo actividades como la pesca y la siembra, también cambiando el sistema de vida y de cuidado de las comunidades.

Hoy, a las comunidades se les está surtiendo agua desde camiones cisterna o carros tanque que vienen de la cabecera municipal, aumentando el riesgo de contagio ya que al recibir el agua en estos carros no se sabe exactamente de dónde vienen, con quienes estuvieron los operarios antes de llegar, además, como lo narra Misael, no se pueden hacer los protocolos de desinfección de estos carros. El riesgo es saber si las mangueras y demás elementos del carro vienen desinfectados. Pero, la opción es aceptar esa agua o esperar que alguien conocido y que uno sabe que tiene todas las medidas, venga a traernos agua, pero la espera es mucho más larga.

Otro de los grandes problemas que están viviendo las comunidades es el tema de la medicina ancestral ya que cerca de las fuentes hídricas era donde encontraban las plantas medicinales para tratar cualquier enfermedad. Sin embargo, ahora tienen que tratar con unos medicamentos que no conocen; lo que ha generado que los mayores se enfermen con mucha más frecuencia y que sufran al no poder utilizar sus propios métodos para tratar las enfermedades. 

Por otra parte, las comunidades se sienten como los conejillos de indias de los políticos y las grandes empresas que muestran por los distintos medios de comunicación, las ayudas que están entregando cuando la realidad en las comunidades es otra. Ejemplo de esto, es lo que esta ocurriendo con la multinacional Cerrejón que sale ante los medios entregando ayudas, cuando a la comunidad llegan a repartir una libra de arroz, una libra de azúcar, que no alcanza para nada; o con productos que nosotros no conocemos, como la gelatina o el Frutiño cuando en las comunidades estamos acostumbrados es a la chicha.

Además de esto, Misael expone que el tren de la transnacional que atraviesa una gran área del departamento, no ha dejado de trabajar un solo día, lo que para las comunidades representa un riesgo altísimo debido a que este tren llega a un puerto donde descargan buques de todo el mundo, en especial de China y Europa donde la situación de la pandemia es crítica.

Finalmente, la comunidad pide que nos miren como lo que somos, como esos pueblos que están aquí muchos antes de la civilización occidental. Mucho antes de la llegada de las multinacionales, mucho antes de la llegada de la minería, dice Misael.

¡Agua para los Pueblos!

Firma acá la petición para exigirle a la ONU que defienda las fuentes de agua.