Seleccionar página

Brumadinho: 1 año del mayor crimen socioambiental en Brasil fue recordado con demandas

Del 23 al 26 de enero, se llevaron a cabo actividades en Brumadinho para exigir justicia y reparación total a la naturaleza y las familias afectadas.

“El 25 de enero es un día difícil para mí, vivir este proceso de lucha es colocarte frente al universo del otro, que a menudo es completamente diferente al mío. Esta ha sido para mí la forma más profunda de curación que he podido experimentar ”, así describe Marcela Rodrigues el primer año sin su padre, Denílson Rodrigues, tomado por el mar de lodo tóxico de Vale, en Brumadinho (MG).

La ruptura de la presa en Córrego do Feijão cambió por completo la rutina de las familias de las 272 víctimas y de las personas que viven en la ciudad y las comunidades circundantes, en particular, los pueblos indígenas de los grupos étnicos Pataxó y Pataxó Hã Hã Hãe, que han tenido su forma de vida destruido por la muerte del río Paraopeba.

“¡Ya no podemos aceptar que nuestra Tierra sea absorbida, que la gente sea expulsada de nuestra región!”
“Intentaron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas”.

Las declaraciones de apoyo y protesta se hicieron eco después del discurso de Marcela, en uno de los momentos de homenaje a las víctimas. Para nunca olvidar el mayor crimen socioambiental en Brasil, cometido por Vale S/A, una serie de actividades para Verdad, Justicia, Memoria y Reparación integral en Minas Gerais, en particular, en el municipio de Brumadinho.

Marcela Rodrigues perdió a su padre Denílson Rodrigues, un empleado de Vale, que trabajaba en la presa de la mina Córrego do Feijão

Para no olvidar: el mes de enero de 2020 estuvo marcado por una campaña de alerta y sensibilización sobre los impactos de la minería: el Enero Marrom. Además de material específico para redes sociales, la Campaña Agua para los Pueblos participó en las acciones de la Campaña Enero Marrom durante la semana de la fecha del crimen socioambiental en Brumadinho.

El 23 de enero, en la Escuela Municipal Carmela Caruso Alluoto, en Casa Branca, la actividad “Valorar la memoria para la acción actual”, trajo a través de expresiones artísticas y una ronda de diálogo, la historia de la lucha y la resistencia entre 2010 hasta 2019 frente a la minería. Los residentes, defensoras y defensores del buen vivir en la región participaron en la acción. “En estos 10 años, hemos visto innumerables violaciones de derechos y muchas mentiras. Si nuestras diversas quejas y críticas calificadas hubieran recibido la debida atención de las autoridades competentes, el crimen de Brumadinho podría haberse evitado”, dice Carolina Moura, coordinadora general de la Associação Comunitária Jangada.

Durante el evento, la Asociación rindió homenaje al Sr. Edvard Dantas, primer presidente de la Associação Comunitária de Piquiá (Açailândia – MA), quien murió al amanecer del 23, después de 1 mes y 5 días en una UCI, en Salvador (BA), por complicaciones derivadas de la contaminación a la que ha estado expuesto durante más de 30 años. Viviendo en una de las comunidades afectadas por Vale S/A en Maranhão, el Sr. Edvard tuvo sus pulmones comprometidos por los fabricantes de acero que trabajan para mantener las ganancias de la compañía minera.

“La Bruma de Brumadinho se ha ido …”, narra la canción de Dom Vicente Ferreira, autor del libro “Brumadinho: 25 es todos los días”, lanzado durante la 1ª Peregrinación de la Arquidiócesis de Belo Horizonte por la Ecología Integral. Los días 24 y 25, los movimientos en defensa de la vida en Minas Gerais y Brasil se reunieron para honrar a los familiares de las víctimas. El ambiente de fraternidad entre las personas ha renovado las esperanzas.

Durante los 365 días, la mística de la Iglesia Católica mantuvo viva la llama de la solidaridad entre las personas que viven hoy en la sombra de un día que nunca terminó.

Jorge Rasuck, diácono de Belo Horizonte (MG), al celebrar la misa, destacó la importancia de mantener el espíritu de unidad. “Durante todos estos 365 días, no hubo escasez de abrazos y eso fue exactamente lo que nos dio la fuerza para seguir siendo fuertes y resistentes. No olvidemos eso. Abraza a tu hermana y hermano a un lado. Dale la paz que necesita esta comunidad”, dijo el diácono. 

La aldea Naô Xohã, con cerca de 200 indígenas de los grupos étnicos Pataxó y Pataxó Hã Hã Hãe, sale a las calles en solidaridad con los familiares de las víctimas y reclama la reubicación en otro territorio.

Sosteniendo las fotos de las víctimas, familiares y personas de todo el país, salieron a las calles de Brumadinho recordando el 25 de enero de 2019 con el mensaje: “Para que nunca olviden y nunca vuelva a suceder”.

El teólogo Leonardo Boff, participó en la peregrinación y trajo, durante la caminata, una sabia reflexión sobre la manifestación y el cuidado colectivo que tal tragedia nos invita a hacer. “Así como Jesus Cristo resucitó, la Tierra debe resucitar, y eso depende de nosotros. Depende de nuestra capacidad inteligente para crear otras formas de usar los recursos naturales. Otro tipo de mundo, más fraternal, amable y cuidadoso, donde podemos tener la discreta alegría de vivir juntos ”.

#Jangada Água Viva

Mismo con el crimen socioambiental en Córrego do Feijão, en Brumadinho, Vale S/A amenaza con regresar y expandir las actividades extractivas en el municipio, directamente o a través de su subsidiaria (MBR), y con esto, poder expandir la mina Jangada, y, en consecuencia, destruir los manantiales de la región. El 26 de enero, se lanzó la campaña Jangada Água Viva, cuyo objetivo es defender las fuentes naturales de agua en la comunidad de Jangada, un lugar donde los residentes autogestionan el agua.

En un clima de solidaridad después del evento de prelanzamiento de la campaña # JangadaÁguaViva y en memoria de las víctimas del crimen en Brumadinho, desde la sede del Movimiento Águas e Serras en Casa Branca, defensoras y defensores del buen vivir, residentes de la comunidad en Brumadinho, hicieron una manifestación en la Praça São Sebastião, en Casa Branca.